Bienvenido 2020

Al iniciar un nuevo año, debemos dejar todo atrás, y cerrar ciclos. Debemos AGRADECER por las lecciones aprendidas, las puertas que se cerraron, los tropiezos, las personas que se fueron, los que no creyeron en nosotros, por los fracasos, las decepciones, las tristezas, por todo aquellos que nos lastimó y lo que no funcionó, pero que al mismo tiempo, nos hizo crecer, aprender, sacar fuerzas extras, valorar y darnos cuenta de lo que somos capaces de hacer y ser, cuando se nos presentan dificultades y también, a valorar las personas que se quedaron a nuestro lado cuando todo esto sucedió.  

Esas “Dificultades” también nos enseñan; a ser más humanos, más humildes, a darnos cuenta de nuestros errores, de nuestro orgullo, y de todo aquello que tenemos que cambiar para ser mejores personas, ser luz, alegría, y apoyo en la vida de los demás.

Recuerda que todo es un proceso, como el de los diamantes o las perlas preciosas, todo lleva su tiempo y nada es fácil, la clave está, en no rendirse JAMÁS. 

Como dice Babe Ruth: “Simplemente no se puede superar a la persona que no se rinde”. 

Y es que, si nunca nos rendimos, no importa las dificultades que la vida nos presente, siempre vamos a conseguir salir adelante, siempre vamos a encontrar nuevos caminos y nuevas puertas.

Y como la frase del título lo dice, “PASADO PISADO, PRESENTE DE FRENTE Y FUTURO SIN APURO”, aprende de las dificultades y crece. No sigas lamentándote de lo que pasó, lo que te hicieron, de los que te abandonaron o traicionaron, aprende y continua. No te estanques más. 

No seas como los elefantes de circo, que de pequeños les atan su pata con una gran cadena y les enseñan que no tienen la fuerza para escapar y aún cuando crecen y son extremadamente fuertes, siguen creyendo lo mismo, siguen dudando de sus capacidades, de sus habilidades y permanecen atados a sus rutinas. 

Atrévete a ser diferente, a no encajar en la sociedad, en los estereotipos, a pensar diferente, a no limitarte. Recuerda que somos seres únicos y eso es lo que nos hace especiales. 

Aprende a no esperar nada de nadie, así no te lastimarán, o tendrás motivos para reclamar por expectativas no cumplidas, se agradecido por lo que tienes y no por lo que crees necesitar para ser feliz. 

Lucha por conseguir y construir tus metas y sé feliz en el proceso, disfruta cada etapa y no te desesperes por no obtener los resultados que quieres cuando quieres, recuerda que todo es un proceso, y durante el proceso vas a encontrar, tropiezos, críticas y palabras desmotivadoras, pero no olvides que cada persona habla por su experiencia o por sus capacidades, no por las tuyas, así que cierra oídos y sigue luchando, sin darte por vencido.

Al final la diferencia está en tu forma de luchar y lo que decidas hacer con cada adversidad, pero sobre todo, la cantidad de veces que decidas NO darte por vencido, hasta lograr tu objetivo. 

Categorías: Bloglifestyle

0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *